La Conchita de Mar

Una conchita muy blanca

fue arrojada por el mar,

era blanca como espuma

de las olas al chocar.

Su historia solo la cuentan

los peces multicolores

que le hacían compañía

y escuchaban sus canciones.

O un caballito de mar

por donde ella se paseaba

para ir por los jardines

que en el fondo se cruzaban.

O las aguas, cual caricias,

que le pulían su cara

y le limpiaban la arena

muy cerquita de la playa.

Un niño la recogió.

«¡Cuán bella es!», repetía

mientras saltaba contento,

mientras gritaba y reía.

La conchita era tan blanca,

tan blanca, pura y pequeña,

que en las manos de aquel niño

desapareció sin pena.

Y volvió al mar, que es su casa,

o a la playa, o a la espuma,

o el viento se la llevó

hacia una estrella o la luna.

 

Autor: Jorge Emilio Sierra Montoya

Libro poesía «El Angelito: Poemas a la muerte de mi niña»

(Publicado por Amazon en 2019)

 

Compartir es vivir...

Deja un comentario