¡Paz!

¡Paz, paz, paz! Paz luminosa.
Una vida de armonía
sobre una tierra dichosa.

Paz sin fin, paz verdadera.
Paz que al alba se levante
y a la noche no se muera.

Autor: Rafael Alberti

5/5 - (1 voto)
Compartir es vivir...

Deja un comentario